Navarrísimo o lisa y llanamente navarro; españolísimo o propiamente español.

José Javier Nagore Yárnoz (1919 – 11-X-2016) fue un punto de referencia para todos, fiel al reinado social de Jesucristo, amigo de la Tradición, y estudioso del Fuero de Navarra y de España. Forjó su recia personalidad viviendo leal y intensamente las grandes realidades, principios e ideales. Difundió con lealtad y fortaleza cristiana el significado religioso y civilizador de la Cruzada por Dios y por España de 1936. Demostró que los cruzados tuvieron razón, y que los principios católicos son universales, necesarios sobre todo en España, y la única vía de paz y concordia.

En 1936 se enfrentaron al comunismo, al que ganaron. Construyeron la paz y el desarrollo. Vio con buenos ojos coyunturalmente el Régimen establecido, como el ministro de justicia y presidente del Consejo de Estado, Antonio Mª de Oriol y Urquijo (+ 1996). Durante años oirá mentiras a todo un pueblo sobre 1936, y verá claudicaciones en la fidelidad y los principios. No se resignó a la paulatina pérdida de la Fe católica en España por dejadez de los buenos, ni a su desmoronamiento al abandonar la verdad católica (Menéndez Pelayo). Sobre todo fue tradicionalista. Por su pensar, ser requeté en la Cruzada, y su amistad con Álvaro D’Ors y Fco. Javier de Lizarza, también fue carlista de convicción, aunque hay obituarios que omiten este aspecto nuclear. El Carlismo firme y declarado de Álvaro D’Ors se silenciará en la Universidad de Navarra, como si fuese  un tema tabú, ajeno a su magisterio y personalismo de juventud.

Nagore perteneció a la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra desde 1986, año de la reunión de todos los carlistas en el Congreso de El Escorial. Fue presidente de la CTC de Navarra del 18-XI-1990 hasta el 11-III-1995. Desde 1986 hasta hace muy pocos años fue consejero nacional de la CTC con Álvaro D’Ors, Garisoain, de Orbe, Arellano, Bermejo y Garralda. Afiliado a la CTC hasta su fallecimiento, manifestó su constante generosidad económica. Amplio de miras, ha estado con todos los tradicionalistas de España por Dios y por España, y, en Navarra, por los Fueros. Como foralista no constitucionalista afirmó los Fueros sin distorsiones o traiciones ocultas de quienes han vivido de la política.

Para él, los Fueros no se subordinan a la Constitución de 1978, ni a las actuales leyes de Navarra pues no pocas de ellas son un contrafuero. El Fuero reconoce la presencia explícita de Dios en las Instituciones políticas, se subordina a las leyes natural y de la Iglesia, a las buenas costumbres, y expresa una forma de ser español.

La Hermandad (canónica) de Caballeros Voluntarios de la Cruz, de la que fue miembro, celebró su funeral en la cripta del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada el 20 de octubre.

Voluntario de primera hora con 17 años en Radio Requeté de Campaña, Primera Brigada de Navarra, luchó en los frentes de Guipúzcoa, Vizcaya, Aragón y Cataluña.

Estuvo casado y tuvo cinco hijos. Fue jurista, notario desde 1944 en Segura (Guipúzcoa), Alsasua y Pamplona, Decano del Colegio Notarial de Pamplona, Vocal de la Comisión General de Codificación, del Consejo de Estudios de Derecho Navarro, Consejero Foral (1964-1970) y corredactor de la compilación del Fuero Nuevo. Alcanzó el doctorado con la monografía Historia del Fuero Nuevo de Navarra (1994, 678 pp).

Escribió trabajos de Derecho civil y foral. Es coautor de la Recopilación privada del Derecho privado y Foral de Navarra (Pamplona, 1967). Autor de El notario… (1975), de las Leyes (…) del Fuero Nuevo de Navarra, y de “Los Fueros de Navarra” (1964). Redacta con profundidad la “Cartilla de la foralidad navarra” (1998). Colabora en las revistas Príncipe de Viana, Anuario de Derecho Foral, y Verbo (ed. Speiro).

Autor de En la Primera de Navarra (1981), unas memorias de guerra con cinco reediciones, la última titulada Luchábamos sin odio (2010). Escribe el ensayo Defensa de la navarridad (1987), y “La Historia de una dejación (La Cruz Laureada de San Fernando en el escudo de Navarra)” (1997). De 1990 a 2006 escribió seis documentados folletos sobre los requetés en la Cruzada. Autor de literatura de viajes y poeta, su pasión fue la montaña.

Escribe sobre Derecho, Navarra y la “Navarridad” en el “El Pensamiento Navarro” (1975-1981), el diario “El Alcázar”, y “Ahora Información” (seud. Areyto).

Reunió cada año a sus compañeros de Armas, bajando de 25 hasta dos, en localidades de Navarra y Guipúzcoa. Escribe en “Diario de Navarra” sobre el Fuero (24-III- 1996 y 11-V-2010). Funda Alianza Foral Navarra y será el alma mater de la Fundación Socio Cultural Leyre. A diferencia de

Rafael Gambra, con el que tantas cosas le unieron, no colaboró en “Siempre P’alante”. Asistió a las Fiestas de la Juventud

Carlista de Pamplona en diciembre, al Via Crucis de Isusquiza (Landa, Álava) en septiembre, a la reunión de Haro (La Rioja) en julio. Redactó durante años el manifiesto carlista de Isusquiza (Álava) a solicitud del amigo alavés don Ángel Armentia (“El Babazorro” que ya va por el nº 137).

Amigo de aita Teodoro en Radio Requeté de Campaña, defendiste el reinado social de Jesucristo, ganaste la laureada del escudo de Navarra, mantuviste vivo el Fuero navarro y la “navarridad” frente a separatistas y a constitucionalistas. Por todo ello “Ante Dios nunca serás héroe anónimo”.

 

José Fermín GARRALDA ARIZCUN

“Siempre P’alante”, quincenal navarro católico, número 771, 1 de noviembre de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s